lunes, 3 de abril de 2017

Investigación del IGME y el INGEMMET dará nuevas luces sobre análisis de las inundaciones en el río Rímac

Que el fenómeno El Niño es el responsable de las intensas lluvias que estos días están causando inundaciones y huaicos en Lima (Perú) es algo de sobra conocido y repetido en todos los medios. Pero poco se habla de la Geología, una ciencia que permite comprender la situación de forma integral, mucho más allá de los fenómenos meteorológicos.

La ciudad de Lima, capital de Perú, está ubicada en un lugar que los geólogos denominan como “abanico aluvial”. Un espesor de gravas de cientos de metros arrastradas por el río Rímac y sus afluentes, es testigo de los procesos de inundación que naturalmente, han dado lugar al sitio donde hoy se ubica.

El abanico de Lima, con sus más de 200 km2 es uno de los más grandes de América del Sur. El río que lo origina, el Rímac, tiene unos 3.300 km2 de cuenca y 160 km de longitud, salvando un desnivel de unos 5 000 m. En su trayecto atraviesa toda clase de materiales geológicos y residuos urbanos. Cada vez que se producen lluvias, el Rímac baja cargado de rocas, lo que incrementa su poder erosivo y de sedimentación; es decir, se convierte en un auténtico transformador del paisaje, tanto de su curso en la zona montañosa como en su final, en el abanico aluvial. El problema surge cuando el paisaje que modifica está completamente edificado, sin consideración alguna hacia el origen de la zona y su natural evolución futura.

Acantilado de la Costa Verde, en Lima, donde se pueden observar
cientos de metros de registro geológico de inundaciones.
Desde la Unidad de Galicia del Instituto Geológico y Minero de España, en convenio con el Instituto Geológico y Minero-Metalúrgico del Perú y con la colaboración de la Universidad Politécnica de Madrid, el USGS y otras entidades nacionales como CENEPRED, CONIDA e IPEN, se está desarrollando un trabajo de investigación que por primera vez aborda específicamente el caso de los procesos geohidrológicos del río Rímac en el ámbito del abanico de Lima.

De acuerdo a la Msc. Sandra Villacorta  responsable de la investigación por el INGEMMET: "el Abanico de Lima es una forma de relieve compleja, donde -a pesar del clima superárido de la región- ya sabemos que seguirá desarrollándose, condicionado no sólo por las intensas lluvias, sino también por la tectónica andina".

La especialista señala que en el área de influencia del río Rímac en el Abanico de Lima "no sólo van a seguir produciéndose inundaciones y huaicos, porque además es una zona propensa a otros peligros naturales, como terremotos y tsunamis, por lo cual se debe estar preparado ante tales eventos".

De acuerdo al Dr. Miguel Llorente Isidro – Jefe de la Unidad de Galicia del IGME "mientras no se invierta en conocer más zonas como esta, seguirán nuestros líderes construyendo el desastre que se vive hoy en Lima-Perú, una capital de país que vive a espaldas de la Geología de la cual proviene. Y no es la única".