martes, 29 de marzo de 2016

ESPECIALISTA PROPONE REPLICAR EXPERIENCIA JAPONESA PARA PREVENCIÓN DE HUAYCOS EN EL PERÚ

Una propuesta sobre la mesa busca despertar el debate con miras a atender el alto riesgo en el distrito de Chosica, una zona crítica en nuestra capital, considerada de tal forma por especialistas, debido a la gran concentración de población en esa zona; donde según el INGEMMET los mayores problemas identificados son: los Flujos de detritos, Caída de rocas, Colapso, Erosión fluvial y desborde del río Rímac.


La especialista en Japón al lado de una represa SABO
El planteamiento sostenido por la MSc Sandra Villacorta Chambi, especialista en Peligros Geológicos y Coordinadora de la Sección Peruana de la Asociación Internacional para la Promoción de la Geoética (IAPG), propone implementar en nuestro país un ‘Plan Maestro SABO’ en Chosica; basado en la experiencia japonesa.

El instituto japonés SABO & LANDSLIDE TECHNICAL CENTER (Japón) desarrolló la tecnología SABO para la prevención de desastres; ésta comprende trabajos de prevención y mitigación de movimientos en masa y toma en consideración las medidas de control adoptadas con énfasis en su evolución.

La especialista dio a conocer que se ha presentado el Proyecto para controlar los flujos de detritos y lodos a la cooperación japonesa y en la Sociedad Geológica del Perú. El plan estima construir cinco represas SABO aguas arriba de la zona urbana, sistemas de drenaje en la cabecera, diques disipadores y canalización para la parte media y baja, así como reforestar la cuenca y un una especie de reservorio de detritos conocido como ‘Sandpocket’.

“Con las obras incluidas en un Proyecto SABO se tendrá mayor vida útil para la infraestructura y se pueden controlar los efectos de la pendiente con las presas llenas de sedimentos a fin de proteger con efectividad a la población aguas abajo”, aseguró Villacorta.

En marzo del 2015, la especialista y otros profesionales del INGEMMET, a través de un informe que explica como ocurren los huaycos en Chosica, recomendaron la reubicación de los vecinos que viven en los cauces de las quebradas afectadas. Dicho informe sirvió de base para el de estudio de análisis de riesgo de CENEPRED y el de poblaciones vulnerables de ANA. Tras la evaluación y posterior análisis de riesgos se logró reubicar a 140 familias que vivían en el cauce de la quebrada Carossio (Chosica). La especialista declara que este logro interinstitucional se podría replicar en sectores críticos de Lima donde se concentra mayor población. Para lo cual se hace necesaria la información científica y especializada que permitan una real mitigación de riesgos en el Perú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario